fbpx

Free Shipping on domestic orders over 75€

Top

CREXANS

  /  Wellness   /  CÓMO RESETEAR Y CREAR HÁBITOS SALUDABLES

Cuando llega el verano hay algo que nos dice “relájate, no importa…” Nos olvidamos de las rutinas, las restricciones en la comida, los esfuerzos para hacer ejercicio, etc. Lo cual es genial en ese momento, pero cuando volvemos a la vida normal en septiembre nos sentimos más pesadas, más perezosas y todo se nos hace cuesta arriba.

Quizás fueron las paellas en el chiringuito, las cervezas frías, las siestas infinitas o los helados a media tarde, pero no pasa absolutamente nada. Tuvimos un gran verano y ahora es momento de volver al trabajo.

 

Entonces, ¿cómo nos recuperamos de un verano de yolo (“you only live once”)?

 

Primero, no culparnos por ello. Es importante relajarse de vez en cuando y dejarse llevar. ¡Es bueno para nuestra mente, cuerpo y alma! La parte más importante es no renunciar a nuestros objetivos a largo plazo y saber cómo volver a encarrilarnos. Y esto es exactamente de lo que hoy os vamos a hablar.

Alterar un mal hábito

 

Se necesitan al menos 21 días para crear o cambiar un hábito y todas sabemos que hacerlo de golpe es muy difícil. Tus hábitos pueden formar parte de tu rutina y posiblemente llenan un vacío en tu vida. Por eso, si lo eliminamos por completo, podrías sentirte ansiosa, vacía e insatisfecha.

Así que en lugar de borrar el hábito de tu repertorio, te animamos a buscar una alternativa saludable.

Por ejemplo: si sabes que después de la cena te has acostumbrado a comer siempre algo dulce y ahora lo anhelas, en lugar de ir a la cocina a por un postre que aumente la culpa, opta por calentar un vaso de leche no láctea tibia con canela o preparar un dulce casero, te sin cafeína por ejemplo.

De este modo sigues satisfaciendo a tus deseos golosos nocturnos, pero de una manera mucho más favorable a los objetivos.

 

Nutrición

 

Suministrar a nuestro cuerpo los nutrientes adecuados proporciona la energía y el enfoque que necesitamos para alcanzar nuestros objetivos.

Entonces, ¿cómo hacemos esto?

La parte esencial de cualquier dieta limpia es comer alimentos reales. Esto significa eliminar los artículos empaquetados y procesados. Esto también incluye azúcar refinado. La forma más fácil de preparar tus comidas es asegurándote de que tu plato consista en un 50% de verduras, dejando la otra mitad para grasas, proteínas y carbohidratos complejos como ñame, quinoa, lentejas, etc.

El mejor supresor del apetito del mundo es la comida real. Nuestros cuerpos son inteligentes. Cuando le das los nutrientes que necesita, tiene pocas razones para pedir más.

 

Preparación. La clave del éxito.

 

“Lo estaba haciendo muy bien hasta… el cumpleaños de mi amiga, un evento de trabajo, me olvidé la comida en casa, etc. etc.”

Lo hemos escuchado todo antes. Cuando suena el reloj del hambre, cualquier cosa y todo se convierte en un juego limpio.

Hazte un favor y evita este retroceso en tu camino hacia tus objetivos reservando dos o tres horas a la semana para prepararte para la comida. Y, sobre todo, haz que este tiempo sea agradable. Sírvete una taza de té o kombucha, pon música, un podcast o hasta tu serie favorita de fondo. Disfruta del momento y ¡empieza!

Programa tu tiempo de preparación cada semana como si fuera una reunión de negocios importante. Si te lo tomas en serio, en muy poco tiempo veras resultados increíbles.

Sudar, dormir y mantenerse positiva 

 

El trio perfecto cuando se trata de vivir una vida más sana y feliz. Todas sabemos la importancia de sudar bien. Apoya el proceso de desintoxicación natural del cuerpo, aumenta la serotonina (nuestra hormona feliz), aumenta la energía y el metabolismo, y es crucial para mantener huesos fuertes, especialmente a medida que envejecemos.

A menudo, no nos tomamos nuestro sueño tan en serio. El sueño es tan importante como la oportunidad que le damos a nuestro cuerpo de descansar, reponerse, reconstruirse y digerir. Trabajamos duro todo el día para mantenernos al tanto de nuestros hábitos alimenticios, para hacer ejercicio y para mantenernos hidratados, pero es cuando dormimos cuando entra en juego todo lo trabajado durante el día.

 

Para asegurarse de aprovechar al máximo tu tiempo de sueño, evita las luces azules al menos media hora antes de acostarte. Esto significa reduce el tiempo en el ordenador, el teléfono y la televisión a medida que se acerque el toque de queda. Opta por leer un libro, hacer yoga o meditar.

La otra pieza de nuestro trío de bienestar es mantener una actitud positiva. Cada vez se están publicando más y más estudios que muestran el poder que nuestro estado mental tiene sobre nuestro bienestar y apariencia física. Nuestras mentes crean materia.

Así que cada día, cuando te mires al espejo, repítete a ti misma: ”Soy preciosa y mi trabajo duro está dando sus frutos”. Ya verás como comenzarás a notar cambios en tu cuerpo que respaldarán tus esfuerzos.

Un pequeño recordatorio ayuda mucho

 

Tus objetivos, intenciones y motivaciones se establecen hasta…. oh oye, ¿eso es una galleta?

Eres un ser humano ocupado (¡en esta época todos lo somos!) Y necesitamos pequeños recordatorios para que no se nos olviden nuestros objetivos. Es por eso que te recomendamos mantener un diario “Goal Guide” a mano y pequeños recordatorios en su casa y en la oficina que te ayuden a mantenerte encaminada.

Por ejemplo, si tu punto débil es picotear entre horas, pega un Post It en tu refrigerador que diga “¿Tienes mucha hambre o estás aburrida? Es lo que pensaba. ¡Vuelve al trabajo!’

 

Vale la pena el esfuerzo, tienes todo el derecho a empezar a vivir tu mejor vida ahora mismo.

1
🤸🏻‍♀️ Resolvemos tus dudas
Hola! 👋🏻
¿En qué te podemos ayudar?

Reset Password